10 estrategias para fomentar la autoestima en los niños

Las personas construyen durante la infancia su autoconcepto y su autoestima. Ésta es fundamental para un adecuado bienestar psicológico y emocional del niño. Por eso, una de nuestros trabajos debe ser ayudarle a formarse un buen concepto de él mismo y por tanto a tener una buena autoestima.

¿Qué es la autoestima? 

La autoestima y el autoconcepto son dos términos que están muy relacionados entre sí.

El autoconcepto es la idea que tienen las personas de sí mismas, es decir cómo creen que son.

La autoestima es la valoración que hacen de esa imagen que se han formado y lo que determinen que actúen tal y como creen que son.

¿Por qué es importante la autoestima?

Cuando hablamos de tener una buena autoestima no se hablamos de tener una idea idealizada de uno mismo, si no de aceptarnos tal y como somos, de entender que tenemos cosas buenas, que tenemos nuestras propias habilidades y capacidades y que podemos hacer muchas cosas.

La autoestima es muy importante porque impacta en todos los aspectos de la vida de la persona. Una buena autoestima hace que los niños tengan confianza en ellos mismos, lo que les lleva a verse capaces de hacer cosas y conseguirlas. Les da un bienestar emocional que repercute  en el desarrollo social, haciendo que tengan relaciones sociales más sanas, y también en el desarrollo cognitivo, haciendo que se vean capaces de aprender cosas.

¿Cómo fomentar la autoestima de los niños?

Los niños están formando ahora su autoestima, por eso es importante que los padres y las madres les ayudemos en la creación de un buen autoconcepto que les lleve a una buena autoestima.

A continuación te dejo diez estrategias para fomentar la autoestima de tus hijos:

  1. Sé tolerante con sus errores: recuerda que el niño está aprendiendo y es normal que se equivoque, aunque no se comporte como tú quieres o esperas. Corrígele con cariño, sin gritos ni  adjetivos negativos y deja que aprenda de sus errores.
  2. Censura el error no a la persona: cuando se equivoque hazle ver que ha hecho algo mal, pero no lo censures a él ni caigas en descalificaciones personales, que se porte mal en un momento dado no lo hace un «niño malo».
  3. Dale responsabilidades: deja que haga las cosas por el mismo, hazle ver que confías en él para realizar alguna actividades siempre en función de madurez. Esto le hará sentir que puede hacer cosas bien.
  4. Valora el esfuerzo: cuando se esfuerce en hacer cosas reconóceselo, incluso aunque el niño no obtenga los resultados que esperas, valora que se ha esforzado, que ha intentado hacer cosas.
  5. Valida sus emociones: ya sabemos que los niños pueden montar un drama digno de una tragedia porque se ha roto su vaso de Mickey. Pero, aunque para ti no sea importante, sí lo es para él. Acepta sus emociones, enséñale a reconocerlas y a gestionarlas, pero no las minimices.
  6. Deja que tome sus propios decisiones: a medida que vaya  creciendo deja que haga sus propias decisiones. Aunque se equivoque  o no tome las decisiones que tu quieras.  Tomar de decisiones le hará sentir que confías en él y se verá capaz de tomar decisiones por él mismo.
  7. No lo compares: cada niño es único, con su propio ritmo y sus propias habilidades, no lo compares con sus hermanos, sus primos o sus amigos y hazle ver que es un ser único y que tiene muchas cosas buenas.
  8. Préstale atención y muestra interés por las cosas que él le gustan. Interésate por las cosas que le gustan y comparte un tiempo  con él, aunque no sea más que quince minutos al día, pero que sea un tiempo en el que sólo le prestes atención a él.
  9. Detecta y corrige las creencias limitantes. El niño a medida que crece puede adquirir creencias limitantes como «no soy capaz de hacer eso». Detéctalas y trabaja en ellas para evitar que se consoliden.
  10. Quiérelo tal y como es: Acepta a tu hijo tal y como es y hazle ver que lo quieres muchísimo incondicionalmente, incluso cuando se equivoque.

Bonus

Para trabajar con nuestros hijos e hijas su autoestima desde casa te dejo esta actividad, ideal para fomentar su autoestima y trabajar las ideas limitantes. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *