Cómo ayudar a tu hijo a estudiar en cuarentena

Está claro que está cuarentena nos está trayendo muchos retos. Para todos aquellos que tenemos hijos en edad escolar, conseguir que sigan una rutina de estudio es uno de ellos. Ahora los estudiantes tienen que adaptarse a una modalidad de aprendizaje-enseñanza completamente distinta y los padres y madres también debemos cambiar nuestro papel, porque ya no se trata de ayudarle hacer unos deberes de refuerzo durante una hora al día, ahora es diferente porque aunque, no somos sus profesores ni debemos pretender serlo, sí que tenemos que asumir tareas que antes correspondían a los maestros y para las que no estábamos preparados.

Y esto en un contexto sociológico que conlleva mucha carga emocional y que tenemos que adaptar a las circunstancias de cada familia. Muchos padres tenemos que teletrabajar, otros continúan yendo a su lugar trabajo habitual, algunos tienen más facilidad para el acceso a las nuevas tecnologías, la incertidumbre, el miedo, la preocupación…

Con este panorama no es fácil sacarlo todo adelante, por eso, en este artículo te daré unas pautas y consejos para continuar de la mejor forma posible el estudio en casa.

  1. Un lugar de estudio adecuado: Aunque esta pauta pueda parecer sin importancia, lo cierto es que tener un lugar de estudio adecuado y que este sea siempre el mismo, puede ayudar muchísimo a la concentración. Por eso, es aconsejable que en la medida de lo posible destinemos un lugar adecuado para el estudio. El lugar debe ser cómodo y teniendo en cuenta la disposición y necesidades de cada niño y de cada familia. Por ejemplo, en mi caso en particular, al principio de la cuarentena, mis hijos estudiaban cada uno en su habitación, pero no les ayudaba mucho, se descentraban más y yo daba más vueltas que un reloj yendo de una habitación a otra, así que empezaron a estudiar en el salón, así yo podía atender a los dos de manera más sencilla y ellos se centran mejor. En cualquier caso, es muy importante tener en cuenta dos cosas: que siempre estudien en el  mismo lugar y que el lugar de estudio no tenga distracciones cerca como la televisión, los juguetes o el móvil.
  2. Rutina de estudio: Ya sabemos que el tema del horario puede ser otro tema complicado, y desde luego, no se trata de emular en casa el horario en casa, sin embargo, sí que es aconsejable que los niños tengan una rutina de estudio estructurada, pero flexible que sea adapte a las necesidades y disponibilidad la familia. Marca el tiempo que se va a dedicar al estudio que incluya cada cierto tiempo unos pequeños descansos. El tiempo de trabajo debe ir en función de la edad y capacidad del niño. Por ejemplo, el horario puede ser de 10 de la mañana a una de la tarde y marcamos descansos de 5 minutos cada 45 minutos.
  3. Los padres no somos maestros, pero la situación manda y eso hace que los padres y madres debamos asumir las tareas de guía, apoyo y control. Llevar a cabo estas tareas no quiere decir asumir la responsabilidad de los deberes y los trabajos, recuerda siempre que es su responsabilidad, no la tuya. ¿Cómo hacemos eso? En primer lugar facilitándole el material y los recursos necesarios para que pueda realizar la tarea y en segundo lugar, tratando de resolver las dudas que le puedan surgir y ayudándoles a superar las dificultades que se le presenten en ciertos contenidos. Evidentemente habrá contenidos en los que no podamos ayudarles, pero podemos facilitarles el contacto con sus profesores para resolver sus dudas o ayudarles a buscar material extra que les ayude a entenderlo (bendito google). Además también debemos ejercer el papel de control, asegurándonos que realiza los trabajos marcados de forma adecuada (que sean legibles, ordenados, sin faltas de ortografía, etc.).
  4. Identificar dificultades: es un buen momento para intentar detectar esas áreas en los que el niño tiene más dificultades o no ha asumido bien los conceptos, así podremos trabajar para favorecer la correcta adquisición y asentamiento de los conocimientos y las habilidades. Y puedes ir más allá y además comprobar otras cuestiones no meramente académicas como su autoestima, su capacidad de concentración, detectar y eliminar las creencias limitantes que muchas veces tienen los niños. Esto te permitirá conocer mejor las capacidades de tu hijo mejor que nunca y reforzarlas.
  5. Respeta los momentos de descansos. Es muy importante respetar momentos de descanso, un niño no puede estar tres horas con la concentración a tope, en realidad ni siquiera un adulto puede hacerlo. Por eso, es importante respetar los momentos de descanso durante las sesiones de estudio. Y también dejar momentos para el ocio a lo largo del día, momentos para jugar solo, con sus hermanos, todos juntos, para ver pelis…
  6. Aprender jugando: Estar sentado delante de una mesa escribiendo y haciendo fichas no es la única forma de aprender. Los niños aprenden de muchas maneras, además lo que mejor aprendemos es aquello que aprendemos de forma dinámica y divertida. Podemos usar juegos didácticos para trabajar de forma entretenida conceptos y capacidades como por ejemplo el tutti frutti o un juego de cartas de multiplicar o un juego con tablero para trabajar la lectoescritura que puedes encontrar en el blog. También podemos aprovechar esas ocasiones en que hacemos bizcochos o pan para trabajar, las cantidades, los números o las unidades de medida. Y aprovecha las posibilidades de las nuevas tecnologías para que aprendan de forma divertida esos conceptos que más le cuestan.
  7. Ten en cuenta la edad: No tiene las mismas necesidades un niño que está en tercero de primaria que un adolescente que está en tercero de ESO y por tanto, necesitará cosas diferentes de nosotros como padres. Por eso, adáptate a las necesidades y capacidades de tu hijo o hija.
  8. Rebaja la presión: estamos viviendo unas circunstancias excepcionales. Para ellos tampoco es fácil. De la noche a la maña ha cambiado su rutina, su entorno y hasta su forma de aprender. Respeta sus estados emocionales y no le añadas más tensión obligándole a hacer demasiadas tareas y trabajos. Habla con sus profesores para reajustar objetivos si ves que no es capaz y busca maneras más dinámicas de estudiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *