Educar en el respeto

Hoy me llegó vía facebook una reflexión muy buena y quiero compartirla. La reflexión se valía de esas imágenes ilusión óptica en que se pueden ver dos cosas para reflexionar sobre el respeto, algo de lo que nos olvidamos con demasiada frecuencia
Las imágenes son algo así como esto, en el que algunos veréis un jarrón y otros una copa:
O algo así como esto, en el que algunos veréis a alguien de frente y otros el perfil:
La pregunta es ¿quién tiene razón? Pues la respuesta es que los dos. La realidad tiene varias perspectivas no hay ninguna que sea correcta o equivocada. Y esto ocurre con todo, el mundo está lleno de diversas opiniones, religiones, ideologías políticas, formas de educar y un largo etcétera.
Y no hay nadie, absolutamente nadie, que posea la razón absoluta, pues todos estamos condicionados por nuestra forma de ser, nuestro bagaje de experiencias, toda nuestra historia.
Lo que deberíamos aprender es el respeto, el respeto a las personas que ven las cosas de manera diferentes a nosotros, que ven una figura distinta de la nuestra, sin querer hacerles cambiar de opinión, sin juzgarlas, sin creer que son peores simplemente porque no ven lo mismo que nosotros.
Creo que aunque muchas veces se nos llena la boca con esta palabra y la gritamos a los cuatro vientos, lo exigimos, insistimos en que es un derecho fundamental, pero cuando llega la hora de ponerla en práctica se nos olvida. Y es que estamos en una sociedad en que todo tiene ser homogéneo, las personas, las capacidades, las opiniones… y si alguien decide salirse de ahí, se nos olvida respetarlo.
Como madre espero poder enseñarle eso a mis hijos, enseñarles a entender que hay personas que no ven las cosas del mismo modo que nosotros y que son tan válidos como los nuestros. Me gustaría dejarles también un mundo en que les respeten a ellos de la misma manera. Sin duda es todo un reto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *