Qué es la inteligencia emocional

El termino inteligencia emocional se ha hecho muy popular en los últimos tiempos. Cada vez hay más artículos y libros dedicados al desarrollo de la inteligencia emocional y su importancia. En el ámbito de la educación también está cobrando gran importancia e incluso se solicita su inclusión en  el curriculum escolar. Este interés por la inteligencia emocional ha llegado también a las familias y son muchos los expertos que hablas de términos como  la gestión emocional y desarrollo emocional para una buena dinámica familiar.

Pero, ¿qué es exactamente la inteligencia? ¿Por qué es importante en el desarrollo del niño? ¿Qué importancia tiene en la educación familiar?

Pues como dice mi padre las preguntas de una en una.

La inteligencia emocional y su importancia, así como su aplicación en la educación  puede ser un tema muy denso. Así que para facilitar su comprensión y que no parezca que estoy escribiendo una biblia voy a dividir esta entrada en tres:

Así que empecemos por el principio. ¿Qué es la inteligencia emocional?

El antecedente directo de la inteligencia emocional fue  Howard Gardner con su teoría de las inteligencias múltiples. Gardner y sus colaboradores advirtieron que personas con puntuaciones altas en los test de inteligencia  no eran capaces de tener éxito en su vida. Esto es porque la idea tradicional de inteligencia estaba limitada a factores lógico matemáticos y de habilidades de razonamiento lingüístico, y estos procesos de ningún modo abarcan todo el potencial de una persona.

Es entonces cuando, en 1983,  Gardner propone una redefinición de la inteligencia en la que  las capacidades de nuestra mente no forman parte de una sola habilidad llamada inteligencia, sino de muchas capacidades que trabajan en paralelo y que están influenciadas por del ambiente en el que se desarrolla el individuo, sus estilos cognitivos, la disposición para resolver problemas y crear productos. De este modo, una persona puede ser un genio en una habilidad en concreto y muy mala en otra. Bajo esta teoría, Richard Henderson, uno de los ganadores del premio nobel de química en el año 2017, no es más inteligente que Rafa Nadal, si no que  cada uno de ellos ha desarrollado una inteligencia diferente.

Estas distintas capacidades mentales que componen la Teoría de la Inteligencias múltiples son:

  • Inteligencia lingüística: La capacidad de comunicarse con los demás No sólo hace referencia a la habilidad para la comunicación oral, sino a otras formas de comunicarse como la escritura, la gestualidad, etc. Profesiones en las cuales destaca este tipo de inteligencia podrían ser políticos, escritores, poetas, periodistas…
  • Inteligencia lógico-matemática: Este tipo de inteligencia se vincula a la capacidad para el razonamiento lógico y la resolución de problemas matemáticos. La rapidez para solucionar este tipo de problemas es el indicador que determina cuánta inteligencia lógico-matemática se tiene. Los científicos, economistas, programadores, ingenieros y matemáticos suelen destacar en esta clase de inteligencia.
  • Inteligencia espacial: La habilidad para poder observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas. Las personas que destacan en este tipo de inteligencia suelen tener capacidades que les permiten idear imágenes mentales, dibujar y detectar detalles, además de un sentido personal por la estética. . En esta inteligencia encontramos pintores, fotógrafos, diseñadores, publicistas, arquitectos, creativos…
  • Inteligencia musical: Este tipo de inteligencia se relacionan con la interpretación y composición de música. Los que sobresalen en este tipo de inteligencia tienen facilidad para tocar instrumentos y leer y componer piezas musicales
  • Inteligencia kinestésica: está relacionado con las habilidades corporales y motrices que se requieren para manejar herramientas o para expresar ciertas emociones a través del cuerpo. Las personas que destacan en esta inteligencia conectan más fácilmente con su cuerpo y el modo en el que este puede moverse. Son especialmente brillantes en este tipo de inteligencia los bailarines ,los actores y los deportistas.
  • Inteligencia naturalista: Esta clase de inteligencia fue añadida posteriormente al estudio original sobre las Inteligencias Múltiples de Gardner, concretamente en el año 1995. Hace referencia a la habilidad de detectar, diferenciar y categorizar los aspectos vinculados al entorno, como por ejemplo las especies animales y vegetales o fenómenos relacionados con el clima, la geografía o los fenómenos de la naturaleza. También está relacionado con la capacidad de improvisar con los elementos de nuestro entorno para utilizarlos de forma creativa y novedosa. La profesiones que se vinculan a este tipo de inteligencia son exploradores, zoólogos o botánicos
  • Inteligencia intrapersonal: se refiere a aquella inteligencia que nos faculta para comprender y controlar el ámbito interno de uno mismo en lo que se refiere a la regulación de las emociones y del foco atencional. Las personas que destacan en la inteligencia intrapersonal son capaces de acceder a sus sentimientos y emociones y reflexionar sobre estos elementos.
  • Inteligencia interpersonal: abarca la capacidad de fijarse en las cosas importantes para otras personas acordándose de sus intereses, sus motivaciones, su perspectiva, su historia personal, sus intenciones, y muchas veces prediciendo las decisiones, los sentimientos, y las acciones de otros. Permite interpretar las palabras o gestos, o los objetivos y metas de cada discurso. La empatía, que es la capacidad de ponerse en el lugar del otro, forma parte de esta inteligencia. Profesores, psicólogos, terapeutas, abogados y pedagogos son perfiles que suelen puntuar muy alto en este tipo de inteligencia.

Estas dos últimas inteligencias son las que tienen que ver directamente con las emociones y su importancia en el desarrollo humano. Por ello,  la teoría de las inteligencias múltiples,   junto a la teoría de inteligencia social de Thorndike (1920), y enfoques del counseling, de la psicología humanista y de la psicoterapia, sirvieron de base para el  desarrollo  de la teoría de inteligencia emocional.

El termino inteligencia emocional es usado por primera vez por  Salovey y Mayer en 1990, pero es en 1995 cuando Daniel Goleman a través de su obra “Inteligencia emocional”  difunde  esta nueva dimensión de la inteligencia  humana.

La inteligencia emocional se refiere a la capacidad para identificar y entender las emociones propias y ajenas y saber manejarlas correctamente de modo que facilite las relaciones interpersonales, la consecución de objetivos, el manejo del estrés y la frustración, la adaptación del cambio y la superación de obstáculos.  Esto implica capacidades como el autoconocimiento y autoconciencia, autorregulación, empatía y dominar las habilidades sociales que faciliten las relaciones.

La inteligencia emocional comprende las siguientes competencias:

  • Conciencia emocional: es la habilidad para reconocer nuestras emociones y sus consecuencias. Esta habilidad supone:
    • Comprensión de las causas y consecuencias de la emociones
    • Saber evaluar la intensidad de las emociones.
    • Reconocer y usar el lenguaje verbal y no verbal de las emociones.
    • Ser conscientes que cada emoción implica también sentimientos y que éstos hacen que cambie nuestra perspectiva.
    • Reconocimiento de nuestras fortalezas y limitaciones.
  • Regulación emocional: es la competencia que nos permite saber cómo expresar nuestras emociones de manera adecuada. La regulación emocional no significa represión, sino se trata más de un punto intermedio entre el descontrol y la represión. ES decir, significa saber esperar el momento oportuno, el lugar y la forma más adecuada de expresar nuestras emociones. Los componentes que forman la regulación emocional son, entre otros:
    • Manejo de la ira
    • Tolerancia a la frustración
    • La capacidad de retrasar las gratificaciones
    • Desarrollo de la empatía
    • Habilidad de afrontar las situaciones de riesgo
    • Autodominio

Algunas técnicas concretas de regulación emocional son: diálogo interno, meditación, mindfullnes, técnicas de relación, técnicas de respiración.

  • Autonomía emocional es la capacidad de no verse afectado por los estímulos del entorno. Por tanto, consiste en tener sensibilidad con invulnerabilidad. Esto lo que significa es saber comprender y entender las emociones ajenas sin que nos afecten de forma personal. Esto requiere de una autoestima sana, autoconfianza, automotivación y responsabilidad.
  • Automotivación: se refiere a la capacidad de cada persona para establecerse objetivos, ilusionarse con ellos y adjudicar los recursos y energía necesarios para lograrlos. Esto implica la capacidad de  ponernos retos, objetivos y ser capaces de salir del espacio de comodidad. Sobre nuestras motivación decidimos nosotros, a veces sobre el qué hacer y otras sobre el cómo hacerlo. 
  • Habilidades sociales: son las que facilitan las relaciones interpersonales sabiendo que éstas están entretejidas de emociones. Las habilidades sociales nos permiten relacionarnos con las personas y el mundo que nos rodea. Se refiere a las formas de comunicarnos tanto verbal como no verbalmente con el otro. Comprenden las conductas adecuadas ante situaciones socialesespecíficas y nos sirven para desempeñarnos adecuadamente ante los demás. En definitiva, es la capacidad de influir, comunicar, colaborar, resolver conflictos y trabajar en equipo. Entre las habilidades sociales más importantes están:
    • Escucha activa, que implica prestar atención a los demás tanto a lo que dicen como a lo que sienten haciendo que el interlocutor se sienta comprendido
    • Asertividad: que significa defender nuestros derechos y expresar nuestra opinión, gustos e intereses, de manera libre y clara, sin agredir a otros y sin permitir que nos agredan.
    • Resolución de conflictos: es la habilidad de analizar una situación teniendo en cuenta los elementos objetivos, así como los sentimientos y necesidades de cada uno.
    • Negociación: es la capacidad de comunicación dirigida a la búsqueda de una solución que resulte satisfactoria para todas las partes.
    • Disculpa: ser conscientes de los errores cometidos y reconocerlos.
    • Liderazgo: Inspirar y guiar a individuos o grupos
    • Adaptación al cambio: saber aceptar, manejar y aclimatarse a los diferentes cambios que tienen lugar a lo largo de la vida
    • Cooperación: Saber colaborar con los demás y prestarles ayuda para conseguir metas compartidas o individuales
    • Trabajo en equipo: Saber trabajar con otros para alcanzar objetivos compartidos 
  • Empatía: es la capacidad de comprender los sentimientos de los demás. Implica algo más que ser capaz de reconocer los estados emocionales de los demás, también supone la respuesta que damos a esa persona a partir de la información que percibimos. La clave de esta habilidad es saber captar los mensajes verbales y no verbales. La empatía ayuda a comprender mejor el comportamiento en determinadas circunstancias y la forma como el otro toma las decisiones y prestarle ayuda si es necesario.  Por tanto, la empatía es una competencia indispensable en la inteligencia emocional, pues  significa saber entender y reconocer las emociones de los demás e incluso saber manejarlas cuando esas emociones nos afectan a nosotros, sin que nos afecten.
  • Competencias para la vida y el bienestar: son la capacidad para adoptar comportamientos apropiados y responsables para afrontar satisfactoriamente los desafíos diarios de la vida, ya sean personales, profesionales, familiares, sociales, de tiempo libre, etc. Las competencias para la vida permiten organizar nuestra vida de forma sana y equilibrada, facilitándonos experiencias de satisfacción o bienestar. Entre estas competencias están la toma de decisiones, saber buscar ayuda y recursos y el bienestar emocional

En esta entrada me he limitado a resumir de forma lo más comprensible posible que es la inteligencia emocional. En la siguiente entrada hablaremos de la importancia que tiene. Nos vemos el próximo día.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *